Sesión Solemne 18 de Mayo de 2011

Imprimir
Modificar el tamaño de letra:

DIARIO DE SESIÓN Nº 40.- En la ciudad de Aiguá, siendo la hora 20:52minutos, previo llamado reglamentario a Sala, se da inicio a la Sesión Solemne convocada para el día 18 de mayo de 2011.-

Concurren a Sala los Ediles titulares Marie C. Millán, María Fernández Chávez, Liliana Capece, Víctor H. Castro, Daniel Ancheta, Roberto Airaldi, Hebert Núñez, Graciela Ferrari, Magdalena Saenz de Zumarán, Federico Casaretto, Nino Báez, Elisabeth Arrieta, Andrés Rapetti, Eduardo Elinger, María del R. Borges y los Ediles suplentes Graciela Caitano, Fermín de los Santos, Alfredo Toledo, Leonardo Corujo, Washington Martínez, Leonardo Delgado, Flavio Maffoni, Gustavo Patrón y Eva Abal. Ediles inasistentes: Daniel Rodríguez, Eduardo Bonilla, José L. Noguera, Juan C. Ramos, Efraín Acuña, Diego Astiazarán, María de los A. Cruz, Diego Echeverría, Rodrigo Blas, Alejandro Lussich, José Hualde y Francisco Sanabria. Preside el acto: Marie C. Millán. Actúa en Secretaría: Nelly Pietracaprina (Secretaria General).-

SEÑORA PRESIDENTA.- Vamos a dar comienzo a esta Sesión Solemne de la Junta Departamental en el marco de los festejos de conmemoración del Bicentenario de la Batalla de las Piedras.-

                Es un gusto y un honor para la Junta estar acá, en la ciudad de Aiguá. Nos acompañan en la Mesa el Alcalde Ruben Álvarez y los Concejales Gustavo Delgado, Wiston Guerra, Julio Tabeira y la Concejala Cecilia Martínez.-

                Para dar inicio a esta Sesión vamos a escuchar, primero que nada, las estrofas del Himno Nacional.-

(Así se hace).-

(Aplausos).-

                También saludamos y agradecemos la presencia de vecinas y vecinos de la localidad que están presentes aquí, acompañando el desarrollo de esta Sesión.-

                Para dar inicio a la misma le corresponde el uso de la palabra a la señora Edila “Marita” Fernández Chávez.-

SEÑORA FERNÁNDEZ CHÁVEZ.- Señora Presidenta, señoras y señores Ediles, autoridades presentes, ciudadanos y ciudadanas: empezaremos saludando a todos los orientales en esta Sesión Solemne en la ciudad de Aiguá en el marco de los festejos del año del Bicentenario y a la ciudad de Aiguá por sus 105 años. También queríamos agradecerles enormemente por recibirnos.-

                Aiguá es una ciudad que para nosotros, para nuestra familia, tiene una simbología especial, ya que es oriunda de esta localidad.-

200 años han transcurrido desde aquel 28 de febrero de 1811; 200 años que en la Historia de nuestro país es mucho, pero que en la Historia de la Humanidad es simplemente un segundo.-

Herederos de aquel legado de lucha, de afán libertario e independentista que ha sido el “leit motiv” a lo largo de la construcción de un camino de justicia y solidaridad, siempre en la búsqueda de la libertad, nadie, ni el peor tirano, puede desconocer que los orientales nacimos y seremos libres y que nuestro pueblo no cejará jamás ante ninguna forma de imperialismo; siempre sabremos cómo romper las cadenas.-

No es poca la responsabilidad que todos y cada uno de nosotros tiene para ser fieles a ese legado, a tantos hombres y mujeres que dieron todo, hasta su vida, para construir el Uruguay que hoy tenemos y que nos obliga a renovar constantemente ese compromiso con nuestros orígenes. Orígenes que, remontándonos a aquel 18 de mayo de 1811, empezaran a afirmar nuestra independencia y nuestra identidad.-

En aquel día partía desde Pando la marcha encabezada por Manuel Artigas al encuentro con José Artigas y en el mismo momento desde Montevideo se movían las tropas españolas comandadas por Posadas, con el objetivo de impedir el avance de los orientales. (a.t).-

                Las diferencias entre los ejércitos eran notorias, en armamento, en municiones y equipamiento, pero fueron superadas por el valor, por la estrategia militar que Artigas planteara.-

                La Batalla de Las Piedras significa para la Banda Oriental, para nuestra Historia, más que un hecho bélico; representa el primer y gran triunfo de los orientales. Era la primera vez que un ejército americano derrotaba a un ejército español. Representó, para el pueblo oriental, la unión, por primera vez, en pos de una causa común, y fue la primera manifestación conjunta del sentimiento de identidad oriental.-

                Maldonado tuvo mucho que ver en la Historia…, con la Historia en general, y con Artigas en particular.-

                Todo comenzó cuando, en diciembre de 1796, el  Virrey don Pedro Melo de Portugal y Villena crea el Cuerpo de Blandengues de la Banda Oriental del Río de la Plata, para vigilar las fronteras y evitar el contrabando de ganado.-

                Coincidiendo con la creación de este Cuerpo militar, el Ministro de la Real Hacienda, don Rafael Pérez del Puerto, daba por finalizadas las obras de refacción del cuartel de Maldonado, hoy Cuartel de Dragones. Pérez del Puerto le escribe al Virrey el 1º de febrero de 1797 ofreciendo el cuartel para la instalación de los Blandengues, cosa que fue aceptada. El 16 de febrero se produce el primer ingreso al Cuerpo, que fue el de Pedro Gómez.-

                El 10 de marzo de ese mismo año, a la edad de 32 años, ingresa José Gervasio Artigas.-

                Es bueno, señora Presidenta, hacer memoria y reivindicar nuestra Historia y nuestra gente. Es bueno recordar que Maldonado no es sólo un portal de ingreso del turismo y el glamour. Maldonado ha sido desde sus orígenes parte  fundamental de los destinos de nuestro país. Hoy nos corresponde a nosotros hablar de la Historia, nos corresponde recordar, nos corresponde también dejar un legado de esperanza, un legado para las generaciones que vienen, para que esta Historia sea valorada, sea recordada y no sólo desde Maldonado sino desde todo el  país, renovar ese compromiso con la Historia, con la identidad y, sobre todo, con nuestros orígenes.-

                Muchas gracias.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Muchas gracias, señora Edila.-

                Le corresponde a la señora Edila Arrieta.-

SEÑORA ARRIETA.- Buenas noches.-

                Muchas gracias, señora Presidenta. Buenas noches para todos, señor Alcalde, Concejales, Ediles, vecinas y vecinos que nos acompañan.-

                Es para mí un honor estar participando  en la noche de hoy de esta Sesión Solemne en la que, más allá de conmemorar los 200 años de la Batalla de Las Piedras, estamos conmemorando, desde mi punto de vista, 200 años de todo un proceso que fue la Revolución Oriental, proceso que llevó a lo que somos hoy en día, a la formación de la Nación oriental como tal.- (m.r.).-

Y de ese proceso me voy a permitir leerles un trozo de la Oración de Abril, de aquel discurso del Prócer, del Padre de esta Nación, de nuestra Patria, en el Congreso de Tres Cruces de 1813.-

                Comenzaba diciendo: “Ciudadanos: el resultado de la campaña pasada me puso al frente de vosotros por el voto sagrado de vuestra voluntad general. Hemos recorrido diecisiete meses cubiertos de la gloria y la miseria, y tengo la honra de volver a hablaros en la segunda vez que hacéis uso de vuestra soberanía. En ese período yo creo que el resultado correspondió a vuestros designios grandes. Él formará la admiración de las edades. Los portugueses no son los señores de nuestro territorio. De nada habrían servido nuestros trabajos si con ser marcados con la energía y constancia no tuviesen por guía los principios inviolables del sistema que hizo su objeto.-

                Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana. Vosotros estáis en el pleno goce de vuestros derechos: ved ahí el fruto de mis ansias y desvelos, y ved ahí también todo el premio de mi afán. Ahora en vosotros está el conservarlo. Yo tengo la satisfacción honrosa de presentaros de nuevo mis sacrificios y desvelos, si gustáis hacerlo estable. Nuestra Historia es la de los héroes. El carácter constante y sostenido que habéis ostentado en los diferentes lances que ocurrieron anunció al mundo la época de la grandeza. Sus monumentos majestuosos se hacen conocer desde los muros de nuestra ciudad hasta las márgenes del Paraná.-

                Cenizas y ruinas, sangre y desolación, he ahí el cuadro de la Banda Oriental y el precio costoso de su regeneración. Pero ella es pueblo libre. El estado actual de sus negocios es demasiado crítico para dejar de reclamar su atención. La Asamblea General, tantas veces anunciada, empezó ya sus sesiones en Buenos Aires. Su reconocimiento nos ha sido ordenado. Resolver sobre este particular ha dado motivo a esta congregación, porque yo ofendería altamente vuestro carácter y el mío, vulneraría enormemente vuestros derechos sagrados, si pasase a decidir por mí una materia reservada sólo a vosotros”.-

                Este es un trozo pero me pareció importante traerlo aquí, al seno de esta reunión, porque sintetiza todo lo que se comenzó a gestar desde 1810 y luego ya, en la Banda Oriental propiamente, en 1811.-

                Muchas veces pensamos que la Revolución Oriental era tan sólo la independencia de la Corona española, tan sólo la independencia del poder del Rey, del poder de España. Pero a veces nos olvidamos y no nos damos cuenta que ahí el pensamiento artiguista va mucho más lejos, va a resaltar el concepto de la independencia desde el punto de vista de la autodeterminación de los pueblos. El poder decidir por nosotros en forma soberana nuestro destino es el nacimiento, en definitiva, del concepto de un Estado republicano y democrático basado en la soberanía del pueblo.- (a.l.)

Recordemos siempre estos conceptos nosotros aquí, en el Departamento, como Legisladores departamentales, y así lo deberán hacer también nuestros Legisladores a nivel nacional y más aún quienes tengan la responsabilidad de gobierno, de conducir nuestra nación.-

                No olvidemos nunca que esa frase tan célebre del pensamiento artiguista, que siempre recordamos y que corona tantos ámbitos democráticos de nuestro país: “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana”, resume todo ese pensamiento de independencia, de libertad, de democracia, de autodeterminación.-

                Creemos que debíamos traer estas palabras en la noche de hoy, que tienen absoluta vigencia y que debemos llevarlas siempre junto a nosotros, siempre cerca, para que podamos reflexionar en los momentos que muchas veces nos exigen difíciles decisiones.-

                Muchas gracias, señora Presidenta.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Muchas gracias, señora Edila.-

Le corresponde al señor Edil Víctor Hugo Castro.-

SEÑOR CASTRO.- Gracias, Presidenta.-     

Primero que nada el saludo para las autoridades de la localidad de Aiguá: a nuestro buen amigo el Alcalde don Ruben Álvarez y a los compañeros Concejales.-

Sin duda, estamos en un año muy particular. El Bicentenario significa la reafirmación, de alguna manera, de la lucha que día a día continúa, por algunas de las cosas que se han manifestado acá.-

                La Batalla de Las Piedras fue simplemente un mojón de algo que se inició como un levantamiento de los pobladores del territorio uruguayo, inspirado además por lo que significó la Revolución de Mayo, que de alguna manera fue el puntapié inicial para un proceso de libertad que comenzó a invadir a todos nuestros territorios y a nuestro vecino la República Argentina.-

                Comenzó con la revuelta en Mercedes y después cuando Artigas se pliega a la Revolución de Mayo, al objetivo que la misma perseguía, sumándose de alguna manera a la lucha junto a los pobladores que eran, por esos años, indudablemente castigados por el poder que existía en el Uruguay, o en esta Banda Oriental o en estos territorios.-

                La Batalla de Las Piedras es simplemente un mojón más de una lucha,  que aún hoy continúa, en procura de la independencia total de nuestros pueblos ante el poder, que muchas veces viene de distintas maneras a imponer su poderío.-

                Es un momento de reflexión, porque lo que nos debe a todos hacer pensar todo este inicio de estos hechos históricos es justamente la reafirmación de nuestra identidad en cada uno de los actos en que estamos. Es la enseñanza de tratar de unirnos ante la adversidad, de -por supuesto- luchar frente a las cuestiones que muchas veces nos vienen desde fuera y que intentan, por ejemplo en materia cultural, someter a nuestros países.-

                Es también un mensaje cultural lo que queremos dar. Hace pocos días participamos en una instancia a nivel de Comisiones de Cultura en Atlántida, donde justamente se trataba el Bicentenario, los hechos históricos que lo rodearon y lo que significa culturalmente para nuestro país este recordatorio,  estos 200 años de este proceso independentista que me animo a decir que aún no termina.- (k.f.)

                Simplemente quería saludar solemnemente a todos quienes están aquí presentes y hacer que estas cosas, este acontecimiento que hoy estamos celebrando y recordando, esté siempre junto a nosotros cada vez que nos manifestemos o cada vez que accionemos, en la vida política y en la cotidiana, el hecho de recordar a Artigas, su pensamiento, a la gente que lo siguió, a la lucha que se llevó adelante. Y debemos tener muy en cuenta que la pelea continúa y que ningún pueblo es sometido totalmente hasta que no se lo somete culturalmente. Entonces, vaya si la cultura va de la mano de este tipo de acontecimiento como el que hoy estamos celebrando.-

                Muchas gracias.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Muy bien, señor Edil Castro.-

                Señora Edila Borges.-

SEÑORA BORGES.- Señora Presidenta, señoras Edilas, señores Ediles, señor Alcalde y Concejales del Municipio de Aiguá -destacamos la presencia del Concejal, nuestro compañero, Wiston Guerra-, público presente que nos acompaña: antes que nada, en nombre propio y de la Bancada del Partido Colorado, queremos saludar en esta fecha tan especial a los habitantes de Aiguá y agradecerles que nos hayan recibido para la realización de esta Sesión Solemne en el mes en que Aiguá también cumple años.-

                Hoy se han festejado en Las Piedras y los uruguayos hemos evocado los 200 años de la Batalla de Las Piedras, librada por las fuerzas al mando de José Artigas contra el ejército español. Ayer hubo, entre las celebraciones, una Sesión Solemne, justamente, de la Asamblea General.-

                Queremos expresar que no somos Historiadores y, por lo tanto, las referencias y citas históricas están tomadas de distintos Historiadores y, más que nada, de una tertulia que hubo en Radio El Espectador ya hace unos años, en la que participaron Ana Ribeiro, Carlos Maggi, Carmen Tornaría, Rosencof…

                Para ilustrar un poco, vamos a leer algo de la Batalla de Las Piedras, de La Tertulia, En Perspectiva, que ya les dijimos que estaba integrada por Ana Ribeiro, Carlos Maggi, Mauricio Rosencof y Carmen Tornaría-

                Ana Ribeiro dice: “Fue una batalla que se libró desde las 11 de la mañana del día 18 de mayo, aproximadamente, hasta caer la tarde y que enfrentó a unas tropas bastante parejas, en el sentido de que rondaban los mil hombres cada una de las fuerzas, lo que es un triunfo importantísimo porque le da a Artigas el control de Montevideo, que es la ciudad que se define desde el principio por la pertenencia a rajatabla a la Corona española.-

                Del registro de los fallecimientos…” -o sea, de las muertes- “…surge que hay gente que no tiene nombre y se dice simplemente: ‘uno que sabemos que venía en las tropas de los patricios’. De otro se dice: ‘un indio’, no se sabe más nada, gente absolutamente anónima. De otro se dice: ‘el que entró en la casa de Juana Arrambide’, o sea alguien que se escapó, entró a la ciudad, probablemente herido, agonizante, y muere en los fondos de la casa de la señora Arrambide. No se sabe cómo se llama, no llegó a decir su nombre. Son cosas muy humanas que generalmente los partes de batalla o los grandes textos de Historia sintetizan”.-

                Carlos Maggi nos dice: “La terrible ingratitud de no reconocer los muertos es una cosa impresionante; por eso las batallas no se pueden festejar, se pueden conmemorar cuando mucho, y con cierto dolor. Los dos partes, el de Artigas y el de Posadas, dicen: ‘no puedo identificar a los que murieron porque no los conocía’. Así que esos muertos anónimos, que han dado todo lo que tenían, que era su vida, ni siquiera reciben la gratitud bajo su nombre”.- (a.g.b.)

                Después, aquí nos dice Ana Ribeiro: “Eran muy diferentes los ejércitos, si bien había paridad numérica, uno era un ejército que luego con el tiempo se llamó ‘Ejército nuevo’, una nominación que surge de la Historiografía y no del momento. También había blandengues en las fuerzas españolas que tuvieron el buen gusto de pasarse en el medio de la batalla para el campo criollo. Había blandengues de los dos lados, había españoles de los dos lados. Esa es una cosa que hay que tener presente, sobre todo cuando se habla de esa frase tan discutida y repetida ‘Clemencia para los vencidos’ porque el odio al español se generalizó más adelante, pero en ese momento, hasta quince días antes, todos estaban del mismo lado y eran vecinos, parientes y gente que compartía el territorio y un sentimiento de identidad. No había todavía un odio exacerbado muy grande.-

                ¿Qué diferencias había en materia de equipamiento y de armamento? En su parte, Artigas llega a hablar de que muchos de los suyos estaban prácticamente desnudos y eso era todo un problema con las condiciones del tiempo de aquellas fechas: estaba frío y había llovido mucho. Pero lo mismo le pasa a la gente de Posadas, el parte de Posadas es espeluznante, él se queja de todas las condiciones y, por supuesto, cuando entran a la casa de los Artigas en el Sauce y les roban más de 3.000 vacas, 3.000 ovejas y más de 1.000 caballos el día anterior a la batalla, esquilman directamente el patrimonio de los Artigas, la gente de Posadas lo hizo porque salió a buscar comida, porque si no, no tenían más carne para comer y eran unos cuantos todos acampados juntos. O sea que todos tienen unas penurias específicas bastante grandes porque nadie estaba cómodo en esos campos de batalla.-

                Respecto de las diferencias, Posadas tenía marinos mientras que en las fuerzas de Artigas había muchos soldados que se habían pasado con él, muchos vecinos insurrectos y muchas tropas heterogéneas que venían de Buenos Aires. No hay que olvidar que Artigas es el segundo al mando y que el mando mayor lo tiene Rondeau desde Buenos Aires y desde allí vienen los que se llaman los patricios, que son Cuerpos regulares de Buenos Aires y viene parte de la gente que había ido con Belgrano a pelear a Paraguay, cuando Paraguay también se resistió a la Junta del año 10”.-

                ¿Quién era Artigas? Ana Ribeiro nos dice: “Era un insurrecto”. Carlos Maggi dice: “Y además no sabía nada, era la primera vez en su vida que mandaba más de cien hombres, era un blandengue, era un policía montado, podía tener acciones contra bandidos, faeneros que tenían fuerzas bastante numerosas, pero nunca una batalla. Es, en primer lugar, un hecho de talento natural, extraordinario lo que hizo este hombre. No sólo juntó la gente por lo famoso que era sino que cuando tuvo que ejercer un oficio que no tenía, lo hizo muy bien porque fue una batalla inteligente de ambas partes. Posadas era un marino, un Oficial de Marina, tenía marineros, llovía pero el agua no les alcanzaba porque no podían navegar, así que estaban en el barro, se engriparon todos, en el parte dice que se le iban varios soldados por día al sanatorio”. No sería “sanatorio”, pero dice así.-

(Hilaridad).-

                “En la campaña los indios, los guachos e incluso los estancieros o terratenientes lo conocían a Artigas y dice en varios documentos que bastaba largar el nombre de Artigas en la campaña para que todo el mundo temblara, entonces Artigas ya era alguien, no era nadie formalmente, no tenía ningún título, el título formal era que había desertado. En una guerra, más que las armas, más que la fuerza física, más que el Estado, más que la experticia, interesa el motivo que mueve.- (g.t.d)

Más allá de que fueran parecidos numéricamente, más allá de que no hubiera riqueza ni de instrumental ni de ropaje ni de alimentación, más en un lado que en el otro estaba el motivo: ¿por qué peleaban los que estaban con el ejército español? El Jefe del ejército español, Posadas, peleaba por tierras, por comercio, por cueros, por monopolio comercial, peleaba por poder, ni siquiera para él, peleaba por un imperio, no peleaban por nada. Y de este otro lado se estaba formando eso que después se llamó “El Ejército Nuevo”, que era un pueblo en armas que había creado un baúl de motivos; no eran iguales los motivos. Los esclavos pelearían por ser libres, los negros pelearían para que no los discriminaran, los gauchos para que no los persiguieran los Blandengues, los terratenientes porque no les gustaba la repartija que hacía, de repente injustamente, el Imperio español. Había una bolsa de motivos que acrecentaba enormemente la diferencia entre un ejército y el otro.-

Cuando la libertad está en juego, eso hace la diferencia, ¡siempre hace la diferencia!

La devoción de los criollos por lo que fue la Junta de Mayo es una cosa conmovedora. Hay un sentimiento, se da la Revolución contra la realeza, contra la nobleza, la libertad y la igualdad; está la Revolución Francesa presente y la americana y eso lo sentían y mucho.-

La Revolución Oriental tuvo una especificidad que la diferenció del resto del movimiento en América Latina.-

En América Latina los movimientos revolucionarios partieron de núcleos privilegiados y de las ciudades; en el caso de la Revolución Oriental partió de la campaña.-

Las consecuencias de este triunfo de las tropas comandadas por Artigas frente a los españoles aquel 18 de mayo de 1811. ¿Qué implicó este hito en la historia de esta zona de América? Algunos sostienen que fue un gran sosegate hacia los españoles y, por el lado contrario, la convicción de que podían.-

La siguiente jugada en el tablero es que Elío llamó a los portugueses, eso fue lo más grave.-

¿Qué sucede después de Las Piedras? Elío llama a los portugueses y de inmediato Buenos Aires, para protegerse, paga con la Banda Oriental. Entrega la Banda Oriental a los portugueses con tal de que no sigan más al Oeste para que Buenos Aires quedara protegido. Es la primera vez que Buenos Aires paga con la Banda Oriental.-

Cuando Artigas los derrota en Guayabos en 1815, de nuevo, esa vez, los porteños van a Portugal, a Río de Janeiro, para traer una segunda invasión portuguesa. Invaden de nuevo. Otra vez se plantea el mismo problema: derrotan a Artigas, toman Montevideo y sobreviene la Provincia Cisplatina. Somos dominados por Portugal.-

¿Qué legado nos queda de estos acontecimientos? ¿Qué de bueno, además de la libertad y la independencia que posteriormente se obtuvo? Yo diría que mucho para el presente, para el hoy.-

Me gustó aquello de que el ejército de Artigas, si bien con menores recursos materiales, tenía el principal de los recursos: el espiritual, el empuje, las ganas, el convencimiento y que produjo contagio en las fuerzas enemigas, pasándose muchos de los guerreros a pelear con Artigas.-

Cuánto entusiasmo y convencimiento para salir hoy, por ejemplo, de la mediocridad en la que nos encontramos en muchos aspectos de nuestra sociedad, por ejemplo, en la educación. Cuánto entusiasmo para salir de todo aquello que hoy aún nos mantiene esclavos.-

Qué bueno poder contagiarnos de ese espíritu del Ejército Nuevo de Artigas y pelear y vencer las barreras que no nos permiten crecer como país y como ciudadanos.-

Y en cuanto a las resonancias, en este momento quiero recordar un trozo que ya leímos -los dos partes, el de Artigas y el de Posadas-, que dice: “No puedo identificar a los que murieron porque no los conocía.- (cg)

                Así que esos muertos anónimos, que han dado todo lo que tenían, que era su vida, ni siquiera reciben la gratitud bajo su nombre”.-

                Muchas gracias.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Muchas gracias, señora Edila Borges.-

                Señor Edil Rapetti.-

SEÑOR RAPETTI.- Gracias, Presidenta, señores Ediles.-

                Buenas noches, especialmente a todas las autoridades de la ciudad de Aiguá y al público en general que nos acompaña en esta fría noche.-

                Siempre es un honor hacer referencia histórica a Artigas y al artiguismo. Personalmente es un honor para mí hacerlo en Aiguá porque la vocación docente -esta profesión que he abrazado como medio de vida- la heredé de un hijo adoptivo de esta ciudad, fundador -junto a otro grupo de vecinos inquietos- de este Liceo hace medio siglo atrás, que fue el Odontólogo Carlos Humberto Tizze Aguirre, mi abuelo, Profesor de Historia de esta ciudad y amante del artiguismo.-

                Acá cerca, en esta Plaza, me contaba las historias de la Batalla de Las Piedras y de todo lo que fue este periplo, y así fui mamando ese conocimiento que después me llevó a transformarme en docente.-

                Yo recién hablaba de Artigas y del artiguismo: son dos términos muy asociados y que van de la mano, pero que no son exactamente lo mismo, están vinculados, pero el artiguismo es menor en el tiempo que la figura de Artigas. Es un concepto que podríamos formalmente empezar a identificar, por lo menos de forma más clara, en abril de 1813 con las famosas Instrucciones que los Diputados orientales llevan a la Asamblea Constituyente que se iba a conformar en Buenos Aires y que diríamos que empieza a morir allá en enero de 1820 cuando en la Batalla de Tacuarembó las tropas orientales son arrasadas por las tropas portuguesas y en donde, además, Artigas sufre la detención y la prisión de gran parte de su alto mando. En esa Batalla son detenidos y llevados a Ilha das Cobras, en Brasil, Otorgués, Juan Antonio Lavalleja, el propio Andresito, por ejemplo, y después termina de sucumbir directamente el artiguismo junto con la figura de Artigas como actor político cuando en setiembre de ese mismo año, de 1820, se exilia en Paraguay definitivamente, hasta su muerte en 1850.-

                El artiguismo fue, sin duda, un cúmulo de orientales que encabezados por Artigas intentaron imponerle un proyecto, una organización de tipo económico, social y político a estos territorios y yo diría que si  no en todas, en su gran mayoría, sus plataformas reivindicativas fracasaron. Y fracasaron porque enfrentaron intereses muy poderosos en la época, difíciles de vencer, difíciles de superar y con pocas lealtades, yo diría con escasos códigos.-

Pero es muy fácil con el diario del lunes decir que el Proyecto Federal, que la Federación de Provincias de Artigas estaba condenada a la derrota. Es muy fácil porque después, los años venideros, mostraron que en América Latina todos los proyectos federales o confederales -términos muy ambiguos que no parecen estar claros en los actores de la época- fueron tendiendo al fracaso progresivamente. Pero en 1810, o sea en los albores del siglo XIX, cuando empieza la gesta de la independencia de los territorios americanos respecto a la Corona española, lo único que realmente había claro era que se quería romper la dependencia imperial con la Corona española. No se hacía público, pero todos sabían que el proceso y la formación de Juntas -como alternativa al Consejo de Regencia que se estaba formando en España- implicaban de hecho la independencia de los criollos de América.-

El Himno argentino está lleno de mensajes alusivos a la independencia y no se animaban a decirlo públicamente. Cuando dice: “Oíd mortales el grito sagrado: libertad, libertad, libertad. Sentid el ruido de rotas cadenas”; eso hace claramente una alusión a las políticas de independencia que querían llevar las Provincias en el Plata, pero que no se animaban a decirlo públicamente.- (a.f.r.)

                “Y los libres del mundo responden/ al gran pueblo argentino: salud”. Es decir, pidiendo la aceptación de estas tierras como independientes.-

No lo hacían porque el gran aliado, el gran sostén de los países a independizarse iba a ser el Imperio británico y este podía tener problemas en sus vínculos con Europa si aceptaba y legitimaba reinos independientes de la Corona española, porque España era aliada de Inglaterra en la lucha contra Napoleón.-

                ¡Vaya si estará implicado el contexto internacional en todo esto que estaba pasando en estas regiones!

                Yo creo que es importante recordarlo: todos querían el botín de los virreyes; todos querían repartirse esos territorios.-

El proyecto centralista que tenía Buenos Aires -que lo inicia allá con la Junta de Mayo, centralista en lo político, centralista en lo económico- chocó con otros modelos, por ejemplo: el modelo federal artiguista -que eran contradictorios-, era uno o era el otro -y fue el primero y perdió el segundo- y perdió el de Artigas; pero qué lindo hubiera sido que el proyecto artiguista, realmente la Federación de Provincias     -esa Patria Grande, en la cancha grande, que el propio caudillo oriental quiso imponer-, se hubiera logrado consolidar. Una patria más linda, más grande y con mucha más proyección que este querido país que tanto luchamos por mejorar pero que no fue realmente el país por el que luchó Artigas.-

Y eso hay que decirlo, porque cuando hablamos de “orientales” -y realmente queremos homenajear a Artigas, no podemos trampearnos nuestra Historia, porque si seguimos haciéndolo nos seguimos engañando a futuro-, cuando decimos “orientales”, no tiene la connotación de “uruguayo” que le damos hoy. “Orientales” -para Artigas- eran los provincianos, los antiguos habitantes de la Banda Oriental que en esos años pasamos a llamarnos Provincia Oriental. Ese es el mejor homenaje que le podemos hacer a Artigas.-

No puedo venir a decir que es una contradicción jurar la Bandera uruguaya los 19 de junio, porque no sólo hay connotaciones de organización política, hay connotaciones de organización social y de apego a esta tierra que bien merecen, en nombre de Artigas, jurar la Bandera uruguaya, pero juremos también la Bandera de Artigas, si en nombre de Artigas queremos hacerle un bien a la Patria.-

Quería hacer esa aclaración y decir también que Artigas no sólo fue un caudillo con proyección política; quiero destacar la particularidad que tuvo Artigas en el siglo XIX, que muy pocos líderes de la Independencia la tuvieron y que fue su condición de caudillo social, apegado a las masas, vinculado a las masas y pensando cómo mejorar el nivel de vida de las masas.-

No fueron comunes en los albores de la Independencia caudillos con esa característica. No fue una característica que tuviera Simón Bolívar, no fue una característica que tuviera José de San Martín, no fue una característica que tuviera Bernardo O’ Higgins en Chile; figuras importantísimas y ante las cuales hay que sacarse el sombrero, pero no fueron caudillos sociales. Sí lo fue el Cura Morelos, promotor del Grito de Dolores en 1810 en México, que sublevó a los indígenas, sublevó al mestizaje; también años después el Cura Hidalgo.  Ambos terminaron siendo ejecutados por los propios criollos americanos.-

Y Artigas, aquí, en el Río de la Plata, si bien no corrió con esa suerte, no corrió con mejor suerte porque, si bien no dan muerte a su figura, sí la terminan corriendo y la exilian de por vida; no se quedaron con su vida, pero lo exiliaron de por vida.-

Eso explica mucha cosa: los rivales que enfrenta Artigas, además del Imperio portugués, además de Buenos Aires, además de las propias provincias -que muchas de ellas le dieron la espalda, como la Provincia de Santa Fe y la Provincia de Entre Ríos-, también se enfrentaron al Cabildo de Montevideo y quienes estaban en el Cabildo de Montevideo eran los sectores más acaudalados de la sociedad oriental. ¿Y por qué tiemblan, por qué se preocupan, por qué se asustan, por qué se confunden, diría uno? Porque Artigas quiere ordenar la Provincia Oriental y ahí sale su famoso Reglamento de Tierras de 1815, para seguridad de los hacendados y prosperidad de la campaña.-

Era un proyecto que implicaba asentar al gauchaje díscolo, al gauchaje nómada en esta provincia, un proyecto que tendía a formar una clase media de propietarios rurales y de pequeños propietarios rurales que no fue bien entendida, diríamos que fue mal entendida y ahí se empiezan a tejer las traiciones que terminan finalmente con la derrota artiguista.-

Fue el primer proyecto serio de reforma agraria que hubo en estas tierras, a partir del proceso de independencia, y debemos reivindicarlo plenamente; plenamente.-

Para terminar, Presidenta: hoy no voy a hacer una apología a la reforma agraria -creo que son otros tiempos-, pero sí destacar el perfil social de este caudillo que lo hizo atípico en su época, atípico en la región y sí destacar los valores políticos de Artigas, sí destacar esa idea federal porque eso es lo que más vigencia tiene en estos momentos, porque se viene luchando desde hace veinte años por una integración regional al estilo del artiguista con doscientos años de diferencia, pero con integración regional al fin.- (c.i.)

                Se sigue luchando con los mismos problemas, nos seguimos enfrentando al centralismo porteño -nos seguimos enfrentando-, los problemas de relacionamiento con nuestros vecinos brasileños y con nuestros hermanos argentinos…, con los mismos problemas, con distinto perfil, en otras dimensiones con las que se enfrentó Artigas. No podemos morir con las botas puestas, integración sí, pero no hasta la muerte, integración sí, por lo menos no hasta el exilio, de por vida, como le pasó a Artigas.-

                El mundo ya no es tan lejano como el de la Liga Federal de 1810, el mundo está al alcance de la mano y si no llegamos a un acuerdo, creo que Uruguay, este país -por el que Artigas no soñó, pero que todos debemos luchar por mejorar- tiene que encontrar otros destinos, si lo hacemos le vamos a dejar un país a nuestros hijos mejor que el que nuestros padres nos han dejado a nosotros, un país que está enconado, que está enfrentado y que está preso de un pasado que sigue sin cerrar las heridas.-

                Gracias.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Muchas gracias, señor Edil Rapetti.-

                Señor Edil De León.-

SEÑOR DE LEÓN.- Gracias.-

Señora Presidenta, señores Ediles, señor Alcalde, Concejales del Municipio de Aiguá, ciudadanos y vecinos de Aiguá: muchas gracias por recibir a la Junta Departamental de Maldonado.-

En primera instancia es un gusto estar acá, en esta ciudad del Norte de nuestro Departamento, de ese Maldonado profundo y en este día tan importante para todos los orientales, que es la conmemoración del Bicentenario de la Batalla de Las Piedras, que fue un mojón en la Historia no sólo de nuestro país sino del Río de la Plata y de América del Sur, que voy a pasar a detallar, pero sobre todo en el marco de este Bicentenario del proceso de emancipación oriental que comenzó el 28 de febrero de 1811 con el Grito de Asencio.-

                Quiero contarles algo, partes no conocidas de la Historia que generalmente leemos en textos usuales.-

                Artigas, en enero de 1811, abandona el destacamento en Colonia donde estaba apoyado por un Cura, el cura Peña, que sería de los tantos curas artiguistas que agitaron la Revolución Oriental en cada pueblo del interior de nuestro país, como es el caso del querido Cura de mi pueblo, Amenedo Montenegro.-

Artigas cruza a Buenos Aires y desde ese período de enero hasta el 28 de febrero -que muchos no conocemos qué pasó y pasó algo muy importante para la Historia del Río de la Plata- intervino, ayudó en una revolución que se llamó la Revolución de los Orilleros, la Junta de Mayo era una Junta porteña, centralista, y Artigas, antes de iniciar la Revolución en su tierra, quería tener la certeza y la confianza del apoyo de una Junta que compartiera sus mismos ideales republicanos y federalistas.-

                Esa Revolución de los Orilleros liderada por un Coronel Saavedra, federalista, y un carolino, el Doctor Joaquín Campana, que fue el Secretario de la Junta Grande, esa Junta Grande integrada por provincianos, que derrocó a los porteños, fue la que le dio el apoyo económico y militar a Artigas y fueron los que le dieron el grado de Coronel después del triunfo de Las Piedras.-

                Artigas, asegurado de ese apoyo, cruza el río Uruguay e inicia la Revolución Oriental en algo tan interesante como lo es un fenómeno que después se fue a lo largo de nuestra Historia que es… figura de caudillo, Artigas fue el primer caudillo oriental, quien hizo que desde hacendados, pasando por paisanos, gauchos, negros, zambos, indígenas, charrúas, minuanes, tapes, fueran a pelear junto a él para liberarse de la opresión de la Corona española.- (m.g.g.).-

                Hace un mes participamos en un Congreso en Atlántida, donde se discutía el tema de la identidad nacional en el marco del Bicentenario y no me pude callar al escuchar una barbaridad, y más de un profesor de Historia, que decía que no se sabía muy bien por qué peleaban en aquella época, no tenían muy claro, por lo cual tuve que pedir la palabra y contestar que sí, que eso era una barbaridad; había dos cosas por las que se peleaba: por la libertad y por la Patria.-

                La Patria en un concepto muy distinto a lo que conocemos hoy, era una patria que todavía no tenía delimitadas las fronteras de nuestro Uruguay, era una patria más grande que la que tenemos hoy y murieron muchos anónimos por esa libertad y por esa Patria que después fue traicionada.-

                Esa Batalla de Las Piedras fue un mojón muy importante, hablando un poco para ubicarnos en ese 1811; en la Región Este -en la cual vivimos nosotros-, Manuel Francisco Artigas fue el encargado de levantar todo el paisanaje de esta zona, desde Minas pasando por esta zona que se llamaba el Valle del Aiguá, donde vivían familias como los Bustamante, los Silveira, los Muniz, pasando por la zona de Las Cañas,  de donde salió una de las caballerías que hizo historia en todas las guerras patrias, la caballería de Las Cañas, integrada por Basilio Araújo, Leonardo Olivera, los Correa, los Píriz, que tanto dieron a la Patria.-

Así se llegó a ese día de la Batalla de Las Piedras, que ya muchos Ediles han ahondado en lo que fue, pero yo quiero remarcar que tuvo una importancia fundamental en el contexto histórico de América del Sur, no sólo de Uruguay y del Río de la Plata, porque fue el primer triunfo de la guerra por la independencia contra la Corona española en América del Sur. Cuando los ejércitos del Norte, encabezados por Belgrano, habían sido derrotados en Paraguay, cuando todo el tema de la Junta de Mayo se venía un poco a pique por la falta de triunfos, don “Pepe” Artigas y los orientales lograron ese triunfo, que fue un golpe fuerte en el proceso independentista que arrancó en el año 1790 en América del Sur y que finalizó en 1824.-

                En 1790 con un hecho terrible, que fue el descuartizamiento del revolucionario Túpac Amaru, que fue descuartizado como señal  a todo aquel que se quisiera revelar contra la Corona española, por eso el Virrey Elío y los que estaban en Montevideo, los españoles realistas, decían: “ahí va Artigas con sus tupamaros”. Todo aquel que se revolucionara contra la Corona española tenía el mote de “tupamaro”.-

                El triunfo de la Batalla de Las Piedras fue festejado en todo el Río de la Plata,  y fue el que marcó y que potenció lo que fue el proceso independentista del Río de la Plata.-

                Voy a hablar un poco de Artigas, de esa Gesta Artiguista, porque es uno de los personajes que más admiro en mi vida, soy profundamente artiguista, pertenezco a un sector que se llama “Cabildo” a nivel departamental y “Liga Federal” a nivel nacional, estamos muy consustanciados con lo que fueron las ideas de Artigas y sus sueños.-(dp)

                Artigas fue un hombre de su tiempo, pero a la vez fue un hombre fuera de serie, fue el primer republicano del Río de la Plata, porque había muchos que querían cambiar de monarquía.  Artigas fue uno de los primeros en introducir ese concepto  republicano y federalista y  ese sueño por una Patria Grande por la que él luchó y cuyo primer esbozo fue la Liga Federal integrada por la Provincia Oriental, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Misiones y Corrientes y también parte de lo que eran las Misiones Orientales, algo conocido como la “patria del mate”, digamos.-

                Artigas luchó durante años contra varios frentes: contra la Corona española, contra el centralismo porteño, contra la invasión portuguesa y contra los que lo traicionaron.-

                Artigas fue derrotado en 1820 militarmente y políticamente y se exilió en Paraguay y nunca quiso regresar a esta tierra -más allá de que lo fueron a buscar y tuvo posibilidades-, porque la Patria por la que peleaba Artigas ya no existía.-

                Lo que sí forjó Artigas y lo que empezó a construir fue el sentimiento de orientalidad,  esa pertenencia de sentirnos orientales, eso fue lo que empezó a construir Artigas  -ese Artigas que fue derrotado y traicionado, pero que sus sueños y sus ideas vivieron en el corazón de los orientales más humildes y pobres durante décadas, a pesar de la leyenda negra de Artigas y de todas las traiciones que hubo a lo largo de la Historia y que, por suerte, se ha ido reivindicando su figura, la figura del Artigas verdadero, no la del Artigas de bronce-, porque muchas veces repetimos esas frases preciosas que nos enseñan en la escuela y en el liceo, que de tantas veces repetirlas terminan careciendo de su contenido.  Ese Artigas, por suerte, viene resurgiendo cada día más y esperemos que sus sueños se concreten a pesar de estos 200 años.-

                Una última reflexión: mañana es un día muy importante para mi país, por lo menos así lo considero yo.  Mañana, 19 de mayo, se va a tratar en el Parlamento una Ley que a mi criterio es criminal, una Ley que hace diferencia entre orientales.  Ojalá que mañana se derogue esa Ley y que eso posibilite que todos los orientales seamos iguales ante la Ley y que los que torturaron, secuestraron niños, mataron, violaron y cometieron crímenes de lesa humanidad sean juzgados y sean iguales ante la Ley, porque Artigas peleó también para que todos los orientales fuéramos iguales.-    

                Porque muchas veces cuando nosotros hablamos de lo que fue Hitler y el nazismo y los crímenes de lesa humanidad que fueron juzgados en Nüremberg y todos aplaudimos, creo que como orientales deberíamos estar de acuerdo en que esta Ley fuera derogada mañana y todos los orientales fuéramos iguales ante la Ley.-

                Muchas gracias, señora Presidenta.-

SEÑORA PREISDENTA.- Muy bien, señor Edil De León.-

Señora Edila Eva Abal.-

SEÑORA ABAL.-  Buenas noches a todos.-

                En el marco de los 2000 años del proceso que hizo de nosotros un país, en el día de hoy conmemoramos la Batalla de Las Piedras, pero este proceso comenzó con el Grito de Asencio, en un acto de coraje que no se sabía si iba a tener eco.-

                Después la Historia encontrará a nuestro Prócer en la Batalla de Las Piedras y mostrará a ese Artigas que es líder, que es estadista, pero mostrará que es aquel Artigas que se crió en la toldería, aquel hombre que va a aprender del hombre de la tierra, del baqueano, del indígena, la estrategia que le va a permitir ganar esa batalla, porque éramos menores en número, teníamos menos armas, pero conocíamos la tierra y conocíamos a su gente.-

                Digo esto en plural porque es lo que nos heredó este gran hombre: la orientalidad.  Pasamos por grandes períodos, por la Oración de Abril, por el Reglamento de Tierras, por los grandes sitios de Montevideo a Paysandú, por el doloroso proceso del Éxodo y por la gloria de ser un gobierno en el campamento en el que Artigas logró reunir a su pueblo, fronteras afuera de este país.- (cea)

                Después vendría el Exilio, la Cruzada Libertadora y una independencia que nos hizo lo que hoy somos.-

De todo este proceso, las grandes olvidadas son las mujeres, y hoy me gustaría hablar de algunas.-

Ana Monterroso, la mujer de Lavalleja, mujer guerrera si las hubo; guerrera en todos los ámbitos. Mujer que supo defender a su familia como pocas, hacer de la miseria un acto de dignidad, hacer del enfrentamiento -y muchas veces del enfrentamiento a escondidas frente al español, frente al portugués- un arte. Una mujer que supo jugarse la vida instigando contra quien era el poder en aquel momento; la mujer que supo acompañar a su hombre en Ilha das Cobras, la que supo parir a sus hijos en cada parte de este país porque el enemigo no daba tregua.-

                Doña Bernardina Fragoso de Rivera, mujer de un temperamento increíble.-

                Doña Josefina Oribe, mujer que llegó al divorcio por su creencia en la libertad de este país.-

                Quiero acordarme también de las irlandesas que llegaron al Puerto de Montevideo a buscar a ese hombre que ofrecía libertad, esa libertad que ellas en su país no encontraban; a las mujeres que aun teniendo su corazón en una Europa que era su tierra, pelearon por la libertad de la tierra de sus hijos.-

                El recuerdo cariñoso para Melchora Cuenca, aquella mujer que supo defender con su lanza al General, que defendió este país y eligió morir en él, porque esta fue su tierra, aquí parió a sus hijos, aquí fue feliz y aquí sufrió, también.-

                Aquellas chinas que lanza en mano enfrentaron al enemigo como cualquier hombre.-

                Aquella Juana que cantaba en las puertas de la ciudad de Montevideo improperios a los españoles; aquella mujer a la que los españoles, en el Registro de Indias, la recuerdan casi como a un monstruo fiero.-

                Me gustaría recordar también a los nativos de esta tierra, a los más olvidados, a los que ni siquiera tenemos memoria de quiénes somos porque sabemos que llevamos sangre india, pero no sabemos de dónde venimos ni cuáles eran nuestras costumbres; eso nos vulneró la invasión, eso es lo más doloroso que se le puede hacer a un pueblo: no tener memoria de uno mismo sino este testimonio que presenta la sangre y determinadas características genéticas.-

De este pueblo de guaraníes debemos recordar al Cacique Ismael, a los cinco charrúas que sufrieron exilio en Francia y a tantos otros que se mantuvieron firmes en la defensa de lo que era su tierra, su tierra de verdad, sus dioses, sus cosas.-

                Y, por último, recordar a los negros, aquellos que pelearon por esta tierra que les fue impuesta, que les fue impuesta con sangre, que les fue impuesta con dolor, pero a la cual supieron defender y de la cual podemos decir que nos dio a uno de los hombres más fuertes que conoció la Revolución: nos dio a Joaquín Lencina, a nuestro “Negro Ansina”, hombre que le fue fiel a su hermano masón, hombre que le fue fiel a su General hasta el último de sus días en los que él cerró sus ojos.-

Él es el padre de un pueblo que nos ha dado la alegría de ser uruguayos, el candombe, el tambor, a muchos de sus hijos predilectos que son parte de la cultura uruguaya, que son tantos que tal vez al nombrarlos hoy pueda olvidarme de alguno.-

                Me gustaría recordar aquel batallón de negros y mulatos que sufrió veinticinco años de exilio en Cambacuá y que todavía sus descendientes viven en Paraguay, porque esos también son parte de la orientalidad, esos también son orientales por derecho de sangre, esos nacidos en Paraguay son, tal vez, tanto o más uruguayos que cada uno de nosotros.-

                La Historia suele ser, muchas veces, poco sincera cuando se cuenta, porque se olvida de la gente que realmente hizo el proyecto; los grandes estadistas llevan ideas, pero sólo el pueblo las carga y sólo el pueblo sangra con ellas.-

                En la noche de hoy conmemoramos 200 años de una batalla que nos dio identidad, que le dio a nuestro Prócer el lugar que nosotros hoy recordamos, porque el lugar de Artigas en la Historia no se lo damos nosotros, se lo ganó él, se lo ganó él con el respeto de los otros líderes de Latinoamérica, se lo ganó él por ser el hombre que nos dio una idea de poder ser, pero también nos dio la idea de todo aquello que no podíamos ser.- (a.t).-

                No podíamos ser abusivos con los débiles, no podíamos no respetar la voluntad de todos, no podíamos no respetar al soberano. Nos dio la idea de la libertad para todos y por igual. Por eso esta noche yo quiero recordar a toda esa gente, a esa gente que en la Batalla de Las Piedras se enterró en el barro hasta las rodillas, y aun así peleó. A la gente que en el Éxodo llevó su carga a hombros, porque no tenía un buey que tirara de la carreta, y aun así caminó. Pretendo también que en esa figura recordemos a todos los que de una manera u otra han honrado el ser orientales, y espero que desde este lugar sepamos todos honrar ese trabajo y seguir por 200 años más, porque una nación y una identidad se construyen todos los días en todo lo que hacemos y en lo que somos, y no en lo que somos en el dicho, sino en el acto.-

                Por los actos de esos días, por los actos de todos nosotros, por un Uruguay mejor, de ahora y para siempre. ¡Buenas noches, orientales!

Muchas gracias.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Muchas gracias, señora Edila Abal.-

                Tiene la palabra el señor Edil Airaldi.-

SEÑOR AIRALDI.- Gracias, señora Presidenta.-

                En primer lugar, voy a salirme un poquito del tema que estamos manejando porque quiero saludar a los pobladores de la ciudad de Aiguá en sus representantes hoy acá que, puntualmente, son el señor Alcalde y los señores Concejales, y decirles que es muy artiguista, incluso, el hecho de estar hoy presentes en un Municipio, una manera de descentralizar y de dar poder a los pobladores cada vez más, de empoderar al pueblo, y eso es sumamente artiguista.-

                Quería hacer esa puntualización, y otra con un toque de humor. Tantas veces estamos con la broma de que los carolinos rescatan sus cosas, entonces hoy tengo el orgullo de decir que más de la mitad de mi vida la viví en la ciudad de Las Piedras. Hoy estoy acá entre ustedes pero soy pedrense y muchas veces desfilé como hoy se vio en televisión a los niños y liceales; yo fui parte de ese desfile. De alguna manera tengo la vida dividida en dos: tengo un pedazo muy grande en Las Piedras y otro muy grande acá, entre ustedes.-

                Quiero decir otra cosa que me acotaba el compañero Hebert, que debemos tratar de pegar -cosa que no hemos hecho hoy acá, salvo alguna referencia- a Artigas a sus indios, porque cuando en algún caso se comentó que había españoles de los dos lados, indios había solamente del lado de Artigas. A pedido  de Hebert hago esa referencia, que comparto.-

                Hoy se cumplen 200 años de la Batalla de Las Piedras y, sin entrar en el anecdotario de la batalla en sí, queremos comentar su significado y, más aún, nuestro deseo de bajar a Artigas del bronce y pensarlo como un ser humano cercano a nosotros, imperfecto y real.-

                La Batalla de Las Piedras fue decisiva para el futuro del proceso revolucionario. Como acá se ha dicho, fue la primera vez que se derrotó a los españoles y también la última; fue la única batalla que se les ganó.-

                Ante la derrota de Belgrano en Paraguay y  en Paraná, el triunfo ante los españoles dio nuevas perspectivas a la Revolución de Mayo, y esta victoria marcó un nuevo impulso para el proceso libertario. Eso nada más hay que rescatar, con todo lo que significa, de la Batalla en sí.-

                Quiero ahora referirme a Artigas, al Artigas que quiero, del que quiero hablar. La primera imagen que recordamos es la de la Escuela, rescatada en himnos que cantábamos en las fechas patrias. Teníamos así la imagen de un valiente guerrero que fundó nuestra Patria y siempre nos quedaba como gran interrogante el porqué de su muerte en el exilio.- (m.r.).-

Esos relatos de la infancia casi épicos más las reuniones familiares donde se nos contaban historias de un Artigas contrabandista, mujeriego, rebelde y surgido del pueblo, comenzaron a darnos una idea de quién era ese hombre. Luego la lectura más seria de sus opiniones y sus principios nos permitieron acercarnos y comprender mejor la Historia. Supimos de sus detractores, sus enemigos, quiénes lo traicionaron y entendimos el porqué de su exilio y su muerte en el Paraguay.-      

                Y ese Artigas de carne y hueso cada día nos entusiasma más, y más cuando vemos la posibilidad de recoger su legado y continuar su obra liberadora del dominio extranjero y conquistar la verdadera y definitiva independencia. Una obra política, económica y social inconclusa, que tiene sus bases en las Instrucciones del año XIII, en el Reglamento de Tierras y en el ejemplo de su breve Gobierno en Purificación.-

                Nos gustaría que las nuevas generaciones de orientales se nutrieran del ideario artiguista y consiguieran darle una continuidad histórica al proceso liberador de nuestra América Latina.-

                Un pueblo como el nuestro, nacido de esa rara mezcla de sangres americanas, africanas y europeas, debe rastrear su identidad desde las luchas anticolonialistas y contra la esclavitud hasta la antiimperialista de nuestros días.-

                Esa lucha nos traerá el conocimiento de que las ideas revolucionarias y de la liberación nacional no son foráneas ni utópicas, sino que están en el comienzo mismo de la orientalidad y la doctrina artiguista que se continúa hasta el presente con lo más avanzado y científico del pensamiento humano. Artigas se nutrió de las ideas surgidas en la Revolución Francesa y en la revolución en los Estados Unidos.-

                La izquierda uruguaya hoy tiene el honor y el deber de continuar y completar la obra de Artigas y de todos aquellos que permanecieron fieles a sus principios. Los principios artiguistas siguen siendo guía de los orientales, la mayor herencia de los postulados contiene además el método y la enorme tenacidad con que fueron defendidos. Son vigentes porque, antes como ahora, los principios sólo se pueden defender con tenacidad inclaudicable.-

                La Patria Grande no fracasó y será realidad en un futuro más cercano que distante. Los planes artiguistas no han sido frustrados y siguen presentes en el corazón de nuestro pueblo. Fuerzas poderosas de su época, las potencias colonialistas de Portugal y España, las traiciones de los gobiernos y los jefes militares, fueron las causas de su derrota y no su tenacidad precisamente.-

                Artigas distó mucho de ser un político pragmático o uno de los tantos acomodados de su época. Su sacrificio personal le acarreó padecimientos a él y a su familia pero no cejó jamás de sus principios y esa es su mayor victoria y la de los orientales: la inmortalidad de su ejemplo.-

En primer lugar, quisiera agregarle a esto un agradecimiento al Profesor Rapetti: porque creo que sus palabras hoy nos abrieron la cabeza a todos nosotros.-

                Y en segundo lugar, de alguna manera quería tomar el guante de un debate muy profundo, que no es sólo de la sociedad, sino que está instalado también en el Frente Amplio. Es un debate que no se ha laudado y lo voy a decir analizando dos frases de Artigas. Si bien la Ley de Impunidad que en este momento queremos derogar -que todos los frenteamplistas hemos querido hacerlo y gran parte de la población de nuestro país lo ha querido hacer- … cuando uno piensa que Artigas dijo: “Clemencia para los vencidos”, “Atended a los heridos”, etc., etc., porque no termina ahí el “Clemencia para los vencidos”, pensamos que haber sido torturador en nombre de un ejército artiguista, es algo absolutamente inaceptable, pero también, si pensamos que dijo: “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana”, no creo que el artiguismo y quienes queremos reivindicar a Artigas -o me parece muy dudoso y muy difícil- pensemos en pasar por arriba de dos expresiones populares absolutamente contundentes, más allá de cómo se habrán hecho. Entonces, estamos en una polémica que está dentro de nuestra fuerza política y, lamentablemente, en este momento tengo que contestarle a un compañero.-

                Muchas gracias, señora Presidenta.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Bien, Airaldi.-

                Casaretto… (a.l.)

SEÑOR CASARETTO.- Sí, señora Presidenta: en primer lugar -como corresponde-, el saludo al entrañable amigo de toda la vida, como lo es el Alcalde Ruben Álvarez y a todos los Concejales, que nos reciben hoy en su Casa.-

                Yo quiero hacer algunas referencias respecto al contexto en el cual se da todo este proceso, que es multifactorial, que tiene influencias externas, que  tiene influencias locales, que tiene influencias políticas y que tiene influencias económicas también.-

                Venimos de un mundo en el cual en 1808 Napoleón había invadido la Península Ibérica, había caído la Dinastía de los Borbones en España, había huido el Rey de Portugal hacia Brasil. Eso generó una inestabilidad en esta región que fue notoria. Fruto de ello fue la Revolución de 1810, que se da del otro lado del Río de la Plata y que también fue generando un fermento de alzamiento, de nerviosismo, de “Admirable Alarma” como le llamaba Artigas, en toda nuestra zona.- 

                Pero también había un componente económico. Los virreyes en esta zona habían repartido tierras, enormes extensiones de tierra a terratenientes patricios. Departamentos enteros del Uruguay de hoy pertenecían a un solo hombre -basta recordar a Narbona, basta recordar a Alzáibar, basta recordar a  Martínez de Haedo con prácticamente todo el Norte del Río Negro, a los Durán, a los García de Zúñiga-, que habían ido, además, expulsando a las pequeñas poblaciones que se iban formando en la Provincia Oriental hacia las costas, porque no querían tener dentro de sus propias tierras grupos de población que se fueran organizando. Y por eso Dolores va contra el río San Salvador, Carmelo va contra el río Uruguay, Mercedes… ¡cuántas ciudades!

Teníamos además una Provincia Oriental dividida en tres jurisdicciones: la Gobernación de Montevideo -que incluía la capital pero también el territorio de Canelones y llegaba prácticamente hasta el Cerro Pan de Azúcar-, todo el resto por debajo del río Negro -que dependía de la Junta de Buenos Aires, incluida toda nuestra zona hasta el límite con Río Grande- y después el Norte del río Negro que dependía de la Gobernación de Misiones. Y cada una de esas zonas tenía sus particularidades. La Región Este, a la cual nosotros pertenecemos, no tenía grandes extensiones de terratenientes sino que había  habido un reparto un poco diferente, que hacía, tal vez, que no hubiese un fermento tan principal como lo hubo en el litoral; porque la emancipación nació en el litoral.-

                Y yo aquí quiero reivindicar que la primera manifestación de emancipación no fue el Grito de Asencio, fue la Conspiración de Casa Blanca, un mes antes en Paysandú -donde hoy existe un  frigorífico-, donde Francisco Bicudo y algunos hombres patriotas, y algún cura también, se habían reunido para iniciar una revolución y son detectados por los españoles, fusilados algunos de ellos, apresados otros y emigrados unos cuantos. Casi inmediatamente surgen Viera y Benavides en el Grito de Asencio, inmediatamente la ocupación de Villa Soriano, la ocupación de Mercedes, después la de San José. Como aquí se decía, un Artigas -y no hay que tenerle miedo a la palabra- ¡que desertó del ejército español! No se fue ni cruzó…, no, ¡desertó del ejército español con un grado de capitán!, que cruza a la otra orilla del Plata y la Junta de Buenos Aires lo nombra Teniente Coronel y lo encomienda a llevar adelante la revolución en la Provincia Oriental. Ingresa por Paysandú, le llevan tiempo Paysandú y Mercedes porque encuentra una población muy desorganizada y hay que canalizar esos ímpetus que iban surgiendo para tratar de que la revolución tuviese un efecto.- (k.f.)  

                Rondeau también desde el Norte le encomienda al hermano de Artigas, a Manuel Francisco Artigas, la organización de la Región Este. Y no arranca en Minas Manuel Francisco Artigas, arranca en Casupá, porque hasta ahí llegaban las tierras de los Artigas. Y empieza a recolectar gente y de Casupá va a Minas y de Minas, pasando por aquí, llega a San Carlos. Y ahí el rol de Amenedo Montenegro y de otras autoridades, que tuvieron una tremenda capacidad publicitaria de lo que significaba esto, en momentos en que las comunicaciones imagínense lo que eran.-

                Maldonado es sitiado durante seis días y termina rindiéndose la Plaza. Ingresa Manuel Francisco Artigas y se produce un hecho, y yo quiero resaltar que tenemos que tomar conciencia del rol que Maldonado tuvo en este episodio y que hoy aquí no se ha dicho: no sólo fue el primer Cabildo que se pronunció, como tantas veces lo hemos dicho, a favor y apoyando la Revolución de Mayo de 1810, sino que fue la única localidad de la Provincia Oriental donde se tomó juramento a la revolución que allí se iniciaba.-

                Yo quiero leer un párrafo que recoge Francisco Bauzá, uno de los mejores recopiladores e Historiadores que ha tenido el Uruguay, en una publicación del año 1929, que transcribe el juramento que los vecinos de esta zona hicieron y que fue el único de la Banda Oriental comprometiéndose con la Revolución.-

                Dice: “En la ciudad de San Fernando de Maldonado, a los cinco días del mes de mayo de mil ochocientos y once años, yo, don Juan Correa, Capitán del Regimiento de Voluntarios de Caballos de la misma ciudad, después de haberme dado a reconocer por Teniente Gobernador de ella don Manuel Artigas, Comandante de las tropas que ocupan esta Plaza, pasé a la Sala Capitular de ella en donde se hallaban los señores que componen el tercero del Cabildo y todo el vecindario que para este acto se había convocado. Y dándoseme por el nominado Artigas la facultad de recibir juramento a los referidos señores y demás vecindario, lo hice en la forma siguiente: -‘¿Juráis defender bajo vuestra palabra de honor a la Excelentísima Junta de la Capital de Buenos Aires…’”, que habían sido los revolucionarios, “’como que defiende y sostiene los verdaderos y legítimos de nuestro Rey y señor don Fernando VII?’. Respondieron: -‘Sí, juramos’.-

                -‘¿Juráis no obedecer ni auxiliar al Gobierno de Montevideo?’ Respondieron que ni tomarían las armas contra la capital de Buenos Aires ni auxiliarían de modo alguno a la Plaza de Montevideo. -‘Si así lo hacéis, Dios os lo premiará y si no, él os demandará. Cuya diligencia se anota para la debida constancia de que doy fe yo, presente Escribano de este Cabildo, Juan Correa. Ante mí, Justo José Viera. Cabildo de Maldonado’”.-

                Nuestros vecinos juran apoyar el alzamiento y el espíritu de la Revolución de Mayo y juran además no prestar asistencia al último reducto español de esta zona, que era donde estaba el Virrey Elío, que se había afincado en Montevideo y que terminaba siendo el último bastión.-

                Una tremenda importancia le cupo a la Curia. Los franciscanos fueron expulsados de Montevideo porque en las iglesias se trabajaba también en este alzamiento.-

También le cupo a muchos comerciantes, que, buscando sus intereses económicos y viendo que podía haber un libre comercio, auspiciaban que se terminara el poderío de las grandes familias que los ahorcaban económicamente con sus productos. O sea que hubo múltiples causas, por múltiples razones.-

                Quiero además reivindicar la figura de Leonardo Olivera, con 17 años, y de Ventura Alegre, con 15 años, que participaron de todos estos eventos, yendo, además, hacia el Este, reconquistando Rocha y reconquistando Santa Teresa, que no era sólo la Fortaleza, sino que era una población.-

El Cuerpo de Blandengues, que estaba al servicio del Rey de España, en nuestra Región Este pasó prácticamente todo a las filas revolucionarias porque eran vecinos y porque además custodiaban los intereses de los vecinos.- (a.g.b.)

                Desde aquí se va hasta Pando -como se ha dicho-, Manuel Francisco Artigas acampa en Pando con la división más grande que integró la Batalla de Las Piedras, que fue la División Maldonado; 500 hombres fueron de la Región Este a integrar las filas del sector o del bando de Artigas en la Batalla de Las Piedras, cuando estamos hablando de una ciudad de Maldonado, de un pueblo de Maldonado que en aquella época tenía 1.000 habitantes. Y si no fueron todos fue porque se advertía la amenaza de Río Grande y de los portugueses de invadir y la intención de Elío de pedir apoyo y había que dejar en Santa Teresa, en Rocha, en Melo, en San Carlos, en Maldonado, guarniciones para evitar esto. Después no pudieron contenerlo porque se invadió y se invadió todo.-

                La noche antes de la batalla llovió, llovió varios días antes. Manuel Francisco Artigas advierte a su hermano José Gervasio Artigas de que había salido una división española a recoger la hacienda de la familia Artigas, cientos -como se dijo aquí- de cabezas de ganado que iban a ser llevadas a la capital y ahí es donde Artigas viene con su fuerza del Oeste y Manuel Artigas desde el Este y le hacen esa horqueta a los españoles comandados por Posadas. Y la batalla duró muy pocas horas y coincido aquí con lo que se dijo: le inyectó vigor a una revolución que venía fracaso tras fracaso. No sólo las derrotas en Paraguay, también las derrotas en el Alto Perú, hoy llamado Bolivia, que estaban haciendo flaquear toda esa emancipación que se había generado.-

                Llegamos a Las Piedras donde hay un elemento que aquí no se ha dicho y que consignó esa batalla, que fue la gran cantidad de desertores que hubo de las fuerzas españolas, porque como aquí se decía eran todos vecinos, hasta unos días antes estaban todos en el mismo bando. Cuando Posadas hace el informe a la Corona española, el parte de la batalla, se queja, entre otras, cosas, de que perdía permanentemente hombres del ejército español, que se pasaban a las otras filas.-

                Entonces, ese fue el contexto, esa fue la realidad, hombres descalzos -como aquí se decía- comandados por alguien sin experiencia, pero que demostró tener las cosas tremendamente claras porque, a partir de allí, con el Sitio de Montevideo, después el Éxodo y todo lo que conocemos, fue forjando la identidad de las Provincias Unidas del Río de la Plata, más que de la Banda Oriental, que no era su objetivo. Mentira que Artigas generó la orientalidad porque quería que la Banda Oriental o los uruguayos tuviéramos una identidad propia. No. Esa fue una de sus grandes derrotas, cuando aquí se decidió seguir un camino independiente.-

Yo creo, Presidenta, que hoy debemos recoger, además, volviendo al día de hoy, algunas lecciones que hay que aprenderlas. En la noche de ayer el Presidente Mujica, mi Presidente, condecoró a los Doctores Lacalle, Batlle, Sanguinetti y Vázquez. En el día de hoy, en un hecho inédito, los cinco Presidentes que ha tenido el Uruguay -que están vivos- de los últimos tiempos, estuvieron juntos en el Palco de Honor del 200 Aniversario de la Batalla de Las Piedras. Hay que captar esos mensajes, Presidenta. Yo no me voy a dejar llevar en una Sesión Solemne, como la que tenemos hoy, a los temas que nos dividen. Si la señal que estamos mandando hoy desde el Gobierno y desde la oposición es que tenemos que buscar los temas que nos unen, a santo de qué traer aquí al interior del interior un tema que el Parlamento va a laudar de una forma o de otra y ojalá pasemos rápido en un sentido o en otro para sellar las heridas.- (g.t.d)

                Coincido plenamente con las palabras del Edil Airaldi; a mí me golpea todos los días esa frase cuando aquí se dice que se usan las frases de Artigas y me golpea la que veía durante cinco años cada vez que entraba al Parlamento Nacional y decía: “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana”. Y me revuelve las tripas cuando veo que se usa esa frase, pero no se acepta su cumplimiento.-

                Mi autoridad no emana de vosotros, porque cuando vosotros os pronunciaron lo desconocí. Mi autoridad no cesa ante vuestra presencia soberana, porque cuando vuestra presencia estuvo yo no la acaté.-

                Ese es el razonamiento que yo hago. Por supuesto que hay muchas bibliotecas y lo digo con la autoridad de haber estado en contra de la Ley de Caducidad, de haber juntado firmas por el “voto verde”, de haber laburado incansablemente y de haberme pasado varios días deprimido después del resultado electoral. Pero: “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana”.-

                Esa es la mayor lección que nos dejó un Artigas hace 200 años, cuando el mundo se regía por reyes, por emperadores, por dictadores. Había un paisano acá que hablaba ese idioma, que le decía a la gente que quería resolverlo no porque era el Jefe, sino en conjunto con su gente, donde valía lo mismo la palabra de un indio, de un negro o de un patricio. Eso no era fácil; hoy es muy fácil defender estos derechos y estas cosas.-

En aquella época se ganó muchos enemigos; se ganó enemigos españoles, se ganó enemigos ingleses, se ganó enemigos portugueses y después brasileños, se ganó enemigos porteños, se ganó enemigos orientales, porque rompió con una filosofía de la autoridad patriarcal o militar, haciendo partícipes a los ciudadanos en la toma de decisiones.-

Presidenta: yo siento que Maldonado, con todo lo que le cupo en este episodio y en estos 200 años, en haber sido el primero que se pronunció por la Revolución de Mayo apoyándola, en haber sido el único que juró la Revolución de Artigas, en haber sido el Departamento que aportó más hombres en la Batalla de Las Piedras, en tener héroes como Leonardo Olivera y Ventura Alegre, que tuvieron una participación fundamental, siento que no le ha dado la importancia necesaria y suficiente a estos hechos en este Departamento.-

Necesitamos un espacio de cultura, y no es una crítica al Gobierno, una Dirección de Cultura; necesitamos fuerzas vivas recordando estas cosas, poniendo alguna placa, juntándonos a cantar el Himno en algún lado, en la capital del Departamento, en San Carlos, en Pan de Azúcar que también les cupo su rol.-

Creo  que Maldonado está viendo pasar esto por la televisión y creo que -yo no voy a esperar 200 años ni usted tampoco porque no lo vamos a ver- estamos perdiendo una tremenda oportunidad.-

Hace 100 años, en 1911, bajo el Gobierno de Batlle y Ordóñez, todo el país fue una fiesta. Se hicieron homenajes de todo tipo, que no cuestan nada y creo que nosotros deberíamos -como fuerza política que estamos hoy representando a todo el espectro político- hacer algo un poco mejor.-

Yo le voy a proponer, Presidenta, que afloje un poco el bolsillo y que todo lo que se ha dicho hoy aquí lo publiquemos, porque se han dicho cosas muy importantes por actores de todos los partidos políticos, reivindicando al artiguismo, reivindicando la orientalidad, reivindicando la Batalla de Las Piedras y otros hechos históricos, para que todas las generaciones sepan que los Ediles no sólo nos juntamos para pelear y para discutir, que no nos juntamos para votar proyectos o para cambiar ordenanzas, sino que también nos juntamos para rememorar estas cosas que hacen a nuestra esencia.-

Antes los Gobiernos  -no digo el antes de ahora, que nos divide-, en el 30, en el 40, en el 50, todas estas cosas las publicaban. Uno va a las Bibliotecas y encuentra folletos viejísimos con homenajes que había en los distintos Legislativos respecto a estas actividades.- (cg)

                Sería muy bueno, Presidenta, que usted, redondeando su Presidencia, mandara a imprimir todo lo que hoy se ha dicho para poder hacer un reparto en las escuelas, en los liceos, como forma de que la Junta Departamental se haga presente en un episodio como el que nos toca vivir, que es este 200 aniversario.-

                Muchas gracias.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Muy bien, señor Edil Casaretto. Vamos a tomar en cuenta su iniciativa para ver cómo la podemos llevar adelante.-

                Le corresponde la palabra a la señora Edila Capece.-

SEÑORA CAPECE.- Buenas noches a todos y a todas. Agradecemos una vez más que Aiguá nos reciba hoy para conmemorar esta fecha.-

                Lo primero que me gustaría resaltar es la importancia que tiene la Batalla de Las Piedras en lo que es el relato histórico; de alguna manera es el primer cuento que nos hacen en la Escuela, es la primera visión que tenemos del héroe, de esa persona inalcanzable, de ese súper estratega que pudo ganar una batalla en condiciones muy desiguales.-

                Quiero destacar esa primera vivencia que todos tenemos, que creo que es la importancia que tiene para todos nosotros el hecho de la Batalla de Las Piedras como esa gran victoria que todos tenemos dentro y como esa gran esperanza de que podemos, en condiciones desiguales, volver a repetir esa hazaña.-

                Otra de las cosas que me gustaría resaltar, tratando de hacer un paralelismo -como se ha dicho acá-, es que el hermano de Artigas salió a recorrer lo que conocía de estas tierras para buscar hombres y mujeres que se quisieran sumar en esta pelea; fue recorriendo distintos pueblos para formar lo que después fue un ejército.-

                También lo hicieron hombres comunes, que salieron de Casupá; hombres que en algunos casos estaban unidos por una actividad nativista, pero también había otros hombres que consiguieron un caballo y dijeron: “Yo quiero estar allí. Yo me quiero sumar a esto; yo quiero acompañar esto”. Hombres con vivencias distintas, con creencias distintas, sin embargo hoy, 200 años después, vuelven a juntarse tras una idea común de lo que es Artigas, tras una idea común de lo que es Patria, tras una idea común de lo que nos identifica como orientales o como uruguayos.-

                Está claro -ya lo han dicho varios compañeros- que la Banda Oriental no es lo que después terminó negociándose como el Uruguay que conocemos.-

                Ahora, en estas cuestiones que conmemoramos hoy, que recordamos desde enero para acá, vemos la importancia que tuvo este hombre en juntar intereses distintos y ponerlos tras una idea de libertad, que era muy distinta para todos y para todas, y también en que pudieron juntarse y pelear, lidiar con todos esos intereses distintos; eso también hace a este Artigas un Artigas mucho más vivo. 200 años después también tenemos que lidiar con todas estas contradicciones.- (a.f.r.)

                Y en este paralelismo que me vengo haciendo desde hace ya unos días  también tengo la preocupación que presentaba el compañero Casaretto en cuanto a tratar de acercar más a la gente común qué significa esa calle Ventura Alegre, qué significa esa calle Pérez del Puerto, qué significa Leonardo Olivera; tratar, de alguna manera, de hacerlo carne -200 años después- en nuestros jóvenes y nuestros vecinos.-

                También, en esa línea de ideas, no es casualidad que Argentina haya festejado sus 200 años, no es casualidad que Paraguay esté festejando sus 200 años, no es casualidad que Colombia y Bolivia también estén festejando estos 200 años, porque fue el año en que una parte de lo que se conocía del mundo se levantaba por una idea de libertad, por una idea de tener autodeterminación como pueblo.-

                No es casualidad que estas cosas estén sucediendo hoy, no es porque a alguien se le antojó que había que festejar 200 años de algo, sino porque es también una necesidad en este proceso de globalización y en este proceso de antiglobalización, que hagamos carne en lo que son nuestras identidades como pueblo, como cultura, y que también empecemos a pensar que los procesos de identidad no son procesos lineales, que los procesos de democratización no son procesos que van en línea recta sino que llevan avances y retrocesos.-

                También en esa idea de Patria Grande que había en la cabeza de Artigas y en la de algunos otros grandes hombres hace 200 años, también hay hoy una idea de Patria Grande.-

                Y como algunos compañeros han mencionado el hecho de lo que va suceder mañana, yo no puedo pasar por alto esta Ley que nos ha complicado la vida largamente y que no nos ha permitido avanzar mucho más en democracia.-

En esa idea de que las cuestiones no tienen un punto de partida y un punto de llegada, porque si hubiéramos creído -una vez recuperada la democracia- que aquello estaba saldado, creo que no nos hubiéramos enterado de muchas cosas: creo que si hubiéramos creído en aquella Comisión de la Paz que dijo que Simón estaba muerto, Sara no lo hubiera encontrado nunca; creo que si hubiésemos creído lo que se nos decía -lo de que no había tumbas ni enterramientos-, no habríamos encontrado los huesos que se encontraron.-

                Entonces hay que insistir y tratar de reconstruir lo más que podamos esta Historia rota. Sí, hay algunas cosas que nos van a doler; hay algunas cosas que las vamos a tener ahí, dando vueltas en nuestra cabeza y que en algún momento se las vamos a tener que explicar a nuestros hijos y a nuestros nietos: aquello de que “nuestra autoridad emana de vosotros”; pero también en ese sentido hoy hay una sentencia de una Corte Iberoamericana que nos está diciendo -no como frenteamplistas, sino como Estado- que tenemos que saldar esa cuenta en los pueblos de Latinoamérica.-

En esa cuestión estamos y eso es lo que mañana también estamos tratando de resolver, porque o formamos parte de una Patria más grande o nos quedamos rezongando entre las cuestiones más o menos locales o más o menos de lo que son intereses de unos o de otros.- (c.i.)

                Y arriesgamos, sí claro que son cuestiones contradictorias, eran contradictorias hace 200 años     -como dijeron acá los compañeros-, un territorio que no se sabía a quién pertenecía. Vecinos que un día estaban de un lado y otro día estaban de otro, pero que tenían… y lograron encontrar la manera, lograron ir forjando esas cuestiones.-

No me imagino lo que sería la cabeza de Rivera hace 200 años cuando francamente traicionó a aquella persona que tanto había confiado en él, si en algún momento pudo razonar -hace 200 años- que lo que estaba haciendo era traicionando, o si sencillamente fue la coyuntura de aquel momento lo que lo llevó a decidir una cosa que después se juzgó que era otra, pero bueno,  hoy no sabemos lo que va a pasar dentro de 200 años ni lo que va a pasar dentro de 10 años, pero estoy convencida de que lo mejor que podemos hacer como uruguayos, como orientales, es sacar esta Ley de nuestro orden jurídico.-

                Muchas gracias a todos y a todas.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Gracias, señora Edila.-

                Señora Edila Zumarán.-

SEÑORA ZUMARÁN.- Gracias, Presidenta.-

                Un saludo a las autoridades locales, a los Concejales, a mi amigo el Alcalde, a todos los presentes.-

                La verdad es que hoy es un día de festejo y de reflexión.-

                Obviamente cuando escuchamos los relatos de todo lo que sucedió hace 200 años es increíble imaginarse esas situaciones, lo que significaba en ese momento esos hombres y mujeres recolectando gente, recolectando armas, convenciendo a la gente, llegando a lo que fue la Batalla de Las Piedras. Obviamente es el punto de partida de lo que fue la Revolución para nuestra  Patria.-

                Decir que Artigas fue el Jefe de los Orientales, decir que fue el Padre de la Patria no es solamente eso, no es solamente recordarlo en su lugar, en su momento, es mucho más grande, es elegir un ideal y evidentemente es elegir a un conjunto de valores, es a eso a lo que me quiero referir.-

                Hablar de Artigas obviamente que es hablar de aquel Gobierno que él trató de gestar, del reparto de tierras, de las Instrucciones del Año XIII, de la Liga Federal -todas cosas que son obviamente aplicables al día de hoy-, es hablar de independencia, es hablar de república, es hablar de justicia a partir de todos esos ideales. Entonces digo que también hoy, aparte de ser un festejo es un día de reflexión y me sumo a las palabras del Edil Airaldi. Si no analizamos lo que quiere decir: “Clemencia para los vencidos”, de nada sirven estos actos, de nada sirven los festejos.-

                Yo hoy de mañana, en el acto en la Plaza, cuando acompañábamos al Alcalde, miraba a los niños de la escuela y pensaba: ¿los niños qué estarán recogiendo de todo esto? ¿Qué fue lo que a nosotros se nos transmitió cuando estábamos en la escuela? Vivíamos en la época de la dictadura, pero es importantísimo que aparte de esa idea de Artigas el del cuadro, el del busto, el de los renglones de la Instrucciones del año XIII, transmitamos los valores, los valores esenciales, los valores marco, los valores que son totalmente intransigibles y ahí -discúlpeme, pero voy a discrepar con la Edila preopinante- no hay dos versiones, las ideas de Artigas son bien claras y las respetamos o no, no las podemos respetar a medias, acá no se está un poquito embarazada.-

                Entonces, invito a analizar -más allá del tema de fondo-: “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa  ante vuestra presencia soberana”. No hay dos interpretaciones de esa frase. La tenemos en la Junta, la miramos todos los días, entonces hace pocos meses festejábamos el Plebiscito del 80, hasta los militares respetaron los plebiscitos, no demos una muestra negativa en esta Historia del país.-

                Muchas gracias.- (m.g.g.).-

SEÑORA PRESIDENTA.- Gracias, señora Edila Zumarán.-

                Terminamos, no tenemos más Ediles anotados. Vamos a invitar a alguno de los Concejales o a la Concejala si quieren hacer uso de la palabra…

                ¿No?

                Entonces vamos a invitar al Alcalde, que no se puede negar…

                Sí, Casaretto.-

SEÑOR CASARETTO.- Quisiéramos que se votara la moción que hicimos…

SEÑORA PRESIDENTA.- Sí, sí.-

                Ahora, el Alcalde no se puede negar a decir algo…

SEÑOR ALCALDE.- Bueno, esto no lo tenía preparado, Presidenta.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Eso es lo que le da emoción.-

SEÑOR ALCALDE.- Indudable.-

                Y menos hablar de Historia y con las exposiciones que hubo y las clases que nos dieron.-

                Yo creo que nos debemos sentir orgullosos los aigüenses, mis compañeros Concejales, la ciudad de Aiguá, de que ustedes estén hoy en este día realizando una reunión honorable y que podamos transmitir, desde la situación en que nosotros nos encontramos, a nuestros hijos, porque acá se ha hablado mucho y nos han enseñado mucho.-

                Creo que a título personal la reflexión que me ha quedado es que nuestros jóvenes están perdiendo el sentimiento de pertenencia. Y digo esto porque muchas veces he visto, ahora que Uruguay llegó a donde llegó futbolísticamente, que identifican al Pabellón Patrio con la Selección Uruguaya y no saben a lo que se están refiriendo.-

                También lo que se decía por ahí de lo que es la igualdad, pero la igualdad social, la igualdad cultural y la igualdad étnica.-

                Yo creo que debe ser desde el seno de la familia donde debemos bregar por todo ello, donde nos debemos responsabilizar los mayores. Ha sido muy importante y creo que el espectro político se debe dedicar a lo que se dedica.-

                También se habló de las mujeres y Aiguá ya hace ciento cinco años comenzó con el tema de género, porque nuestra fundadora fue Margarita Muniz.-

                Entonces, para redondear, ha sido muy extenso, para nosotros que no estamos habituados, a veces; nuestras sesiones son más cortas y cuando las hacemos un poco largas…, nos miramos con los compañeros…, pero sí nos vamos regocijados porque estuvieron presentes, todo esto hace a la democracia, la fortalece y somos nosotros los agradecidos, no ustedes que vienen y nos traen todo esto, nosotros somos los agradecidos por que estén en nuestra ciudad, como también por que hoy se festejó el desfile cívico militar y esto que ustedes han proporcionado en el día de hoy.-

                Me siento satisfecho también porque creo que, en un marco donde han expuesto diferentes situaciones, más allá de las diferencias que pueda haber, hay un bien común, y ese bien común es el bien de la igualdad y de que socialmente todos podamos salir adelante.-

                Presidenta, muchas gracias, esto no estaba previsto, mis compañeros han estado al pie del cañón también, así que agradecer todo y a ustedes: buenas noches.-

Durante el transcurso de las distintas piezas oratorias alusivas al homenaje que se lleva a cabo, se retiraron de Sala los Ediles María Fernández Chávez, Eduardo Elinger, Fermín de los Santos, Leonardo Corujo, Alfredo Toledo, Gustavo Patrón y Eva Abal; ingresaron a Sala los Ediles Andrés de León, Liliana Berna, Marcos Portela y Nataly Olivera; alternando bancas los Ediles José Vázquez, Sebastián Silvera, Walter Urrutia, Luis Artola y Gerardo Rótulo.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Después ponemos a consideración la moción del señor Casaretto.-

                El día del aniversario de Aiguá teníamos previsto entregar una placa de la Junta Departamental por los 105 años. Por la premura de la fecha no pudo estar a tiempo en ese momento, entonces se la vamos a entregar ahora para que usted la coloque en lugar destacado seguramente.-

(Así se hace).- (dp)

(Aplausos).-

SEÑORA PRESIDENTA.-  Es un gusto para la Junta entregar esta placa para la ciudad de Aiguá.-

SEÑOR ALCALDE.-  Para nosotros es  un honor.-

SEÑORA PRESIDENTA.- Ahora sí pondríamos a votación la moción del señor Edil Casaretto para que la versión taquigráfica de esta Sesión se publique y distribuya.-

                Estamos votando…

SE VOTA: 19 en 21, afirmativo.-

                Daríamos, entonces, por finalizada esta Sesión Solemne, siendo las 22:49 minutos.-  (cea)

Siendo la hora veintidós cuarenta y nueve minutos del día 18 de los corrientes y habiéndose agotado el Orden del Día previsto, la Sra. Presidenta declara clausurado el acto, labrándose para su debida constancia la presente que se firma en el lugar Ut - Supra y fecha últimamente mencionada.- 

 

Dra. Marie Claire Millán

Presidenta

                                                              

Sra. Nelly Pietracaprina

Secretaria General

 
Sra. María Desanttis de Pérez

 Directora de Departamento

 Reproducción Testimonial